Canta para hablar mejor

Canta para hablar más inglés

 

music1

En 1994, una niña de catorce años cantaba Suave mientras leía con atención la letra impresa en el folleto del casete. Años antes, las letras de las canciones de Francisco Gabilondo Soler fueron sus primeras en español. La adolescente, con detenida atención, imitaba la pronunciación de Luis Miguel, buscando en el diccionario Larousse el significado de palabras que no entendía. Y cuando esa niña cumple diecinueve años, sigue aprendiendo más español con la ayuda de Shakira y sus Pies Descalzos.

 

hqdefault
Música muy noventera: Piez Descalzos

Esa chica era yo y mi aprendizaje del idioma español empezó con la música. Cuando me convertí en madre, seguí el ejemplo con canciones de cuna y hoy en día tengo hijos bilingües. Una de las primeras herramientas pedagógicas, nuestros padres, madres y maestros enseñan con la música y es un aliado invaluable cuando queremos aprender mejor sobre un idioma. Procesamos el lenguaje del lado izquierdo del cerebro, pero la música, del lado derecho. Por esta razón, las personas que han sufrido algún daño al cerebro y no pueden hablar ya, aún pueden cantar. Incluso hay un chico irlandés autista que no puede hablar pero canta. Y los cantantes de ópera aprenden canciones en idiomas extranjeros. Las razones sobran para que empieces a utilizar la música para seguir aprendiendo inglés. Te recomiendo tres tips para hackear tu aprendizaje de idiomas con la música:

 

Elige una canción y repítela todos los días durante 21 días.

Suena un poco OC (obsesivo compulsivo), lo sé, pero la repetición ayudará a pasar toda la información: pronunciación, entonación, vocabulario a tu memoria de largo plazo. En otras palabras, esa canción terminará pegada a ti como una garrapata.

Imprime y copia la letra a mano cada tercer día

Pasamos del lado derecho de tu cerebro al lado izquierdo. A copiar las letras escribiendo a mano, estas inscribiendo la información en tu memoria para siempre.

Canta, aunque no recuerdes toda la letra, canta

Desde el primer día empieza a cantar tu canción. En la bañera, camino a la escuela o al trabajo, esperando en fila, sentado en el WC. Canta para activar el conocimiento.

 

singingshower
¡CANTA!

 

¿No sabes cómo empezar? Empieza con esta lista de doce canciones para pronunciar en inglés y cuéntame como te va.

Ghosting

Ghosting…No es la continuación de Cazafantasmas…pero si es espeluznante.

ghosting

El Internet. Terreno de todo lo raro, trendy y fascinante del mundo moderno. Si eres millennial, seguramente conoces, has hecho o te han hecho ghosting en una situación amorosa. El ghosting es simplemente dejar de contestar los mensajes y de tomar las llamadas de la persona con quien has estado saliendo.

66382481

Pero ¿sabías que los alumnos de inglés también hacen ghosting con su aprendizaje?

Hace algunos años impartía un curso intensivo de inglés de tres meses donde un porcentaje de alumnos simplemente desaparecían.

Este tipo de absentismo también se ve en los cursos en línea donde según algunos investigadores¹el porcentaje de alumnos quienes terminan un curso en línea es inferior al trece por ciento.

Este comportamiento es muy humano. Hay paralelos en la vida cotidiana. ¿Cuántas veces has cumplido con una resolución de año nuevo? O ¿has abandonado una nueva dieta, el dejar de fumar, o ir con frecuencia al gimnasio? Es cierto, en cualquier situación que requiere que cambiamos nuestros hábitos y comportamientos, la tentación de desaparecer, el auto-sabotaje, como es el caso del ghosting, es muy atractivo porque es muy fácil. Nos preguntamos ¿y si no asisto a clase, a la cita con el nutriólogo, o dejo de ir al gimnasio o le pido cigarros a mi amigo “para ya no comprar”? y lo hacemos. Reforzamos conexiones neuronales ya existentes, en otras palabras, hacemos más arraigado el comportamiento que queremos cambiar. Porque cambiar es difícil, más no imposible.

¿Estás listo para dejar de ser un espectro y reaparecer en la vida cumpliendo tus metas? Intenta lo que la ciencia nos dice que funciona:

smartgoals

  1. Reconoce que eres un fantasma. Dilo: me hago auto sabotaje. Acéptalo.
  2. Busca orientación. No tienes que hacerlo solo, busca la orientación de un experto en la enseñanza en inglés.
  3. Haz una lista para crear una estrategia realista. Con la orientación de un experto, piensa en una estrategia para cambiar tus comportamientos. Usa la técnica SMART* para lograr tus metas
  4. Fija metas alcanzables y consigue a alguien que te haga rendir cuentas.
  5. Reconoce y celebrar tus logros. Aunque sea algo tan pequeño como haber leído un artículo y hecho anotaciones, ¡lograste algo y eso merece un dulce, jugar un rato, algo que te haga sentir bien!

Quizás tu estrategia sea algo tan simple como leer un artículo a la semana en inglés sobre un tema que te gusta, anotar las palabras que no conoces, buscar sus significados y revisarlos. O tal vez sea oír un podcast a la semana y repetir palabras que no conoces. Sea lo que sea, tiene que ser algo realista y que funcione para tu vida.  Si tu meta es leer un artículo a la semana encuentra a alguien que quiera hacer eso contigo y sea tu compañer@ de metas. Al tener que rendirle cuentas a alguien más, y esa persona lo haga contigo, es más probable que termines lo que propusiste. Inténtalo y cuéntame que tal.

¿Quieres conocer más sobre cómo puedes lograr tus metas de aprendizaje de inglés? Agenda una consulta conmigo vía Skype visitando la sección de contacto.

*S.M.A.R.T goals (S=specific, significant M=measurable, meaningful, motivational A= agreed upon, actionable, achievable R=realistic, relevant T=time-based, tangible)

¹DROPOUT RATES OF MASSIVE OPEN ONLINE COURSES: BEHAVIOURAL PATTERNS D.F.O.Onah, J.Sinclair , R.Boyatt. The University of Warwick (UNITED KINGDOM) https://www2.warwick.ac.uk/fac/sci/dcs/people/research/csrmaj/daniel_onah_edulearn14.pdf

 

Confesiones de la maestra de inglés

El trabajo difícil, lo haces tú.

Por Alma M. Rinasz

En la escuela estudié inglés por años pero no salgo de gallito “chicken”, gallina “hen”.

 

kc3bcken_vor_dem_ersten_ausflug
Pollito=chicken. Gallina=hen.

 

Suena muy familiar, ¿no? y seguramente lo has oído antes. La realidad es que ningun@ maestr@, ninguna escuela logrará que hables inglés si no estás consciente de que tú eres quien tiene que hacer el trabajo difícil. Y casi siempre sucede, que cuando alguien me pregunta ¿y tú qué haces? y contestó que soy maestra de inglés como segundo idioma, la conversación se convierte en una lista de quejas como:

 

¡Es que el inglés no se me da!

Necesito mejorar el inglés pero no tengo tiempo.

Estuve en clases de inglés pero soy muy malo/a.

 

loudly-crying-face
¡Es que el inglés no se me da!

 

Las quejas casi siempre tienen que ver con un sentimiento de fracaso. Los estudiantes que piensan así no han podido cumplir con la expectativa, de que si fueran buenos estudiantes, hablarían el inglés como la reina de Inglaterra. Yo culpo a la mercadotecnia engañosa que promete cosas como:

 

Hablas porque hablas.

En 4 meses hablas inglés básico y en 12 lo dominas.

 

Estas promesas podrían tal vez cumplirse bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, hablarás porque no te queda de otra, si te vas a vivir a Inglaterra (donde la reina aprendió inglés, por cierto), y no tienes acceso a personas que hablen tu idioma. Serás como la persona que aprende a nadar cuando es aventado al agua. O que dediques de ocho o diez horas diarias, los siete días de la semana, a practicar las cuatro habilidades de comunicación: leer, hablar, escribir, y comprensión auditiva durante doce meses. Estamos hablando de más de dos mil seiscientos horas de estudio en un año.  Pero la realidad es que esas situaciones no son reales para la mayoría de las personas. Aprender un idioma extranjero es un proceso largo, continuo, de mucha persistencia y constancia. Y la constancia, es decir, repasar el material todos los días, te da mejores resultados que muchas horas de clases concentradas en un día y esparcidas a lo largo de un mes o un año.

 

toaf0rngeg
¡Avientame al agua! Que no se nadar…

 

Lo que muchas escuelas de inglés no quieren que sepas es que no hay una sola receta o forma de aprender un idioma, sino una combinación de prácticas y principios que te pueden ayudar a adquirir un idioma extranjero como es el inglés.

 

Una escuela no hará que hables.

Un maestro no hará que comprendas.

Un examen no comprobará que dominas un idioma de por vida.

 

Todo eso lo haces tú.

El maestro neozelandés, Chris Lonsdale, habla de cinco principios que sirve tener en mente cuando queremos aprender un nuevo idioma, muy aparte de cómo o dónde lo aprendas. Tiene una charla de TEDx que les recomiendo ver, pero en resumen, nos plantea lo siguiente:

  1. Enfócate en un idioma que es relevante para ti.
    Hablar un idioma es una herramienta y las herramientas son útiles para nosotros cuando son relevantes.
  2. Usa este nuevo idioma que estás aprendiendo para comunicarte desde el primer día. Busca la forma de tener que comunicar algo en este nuevo idioma desde el primer día. Aprende a decir cosas como: ¿cómo se dice? ¿cómo se llama?
  3. Comprensión es el primer paso en la adquisición inconsciente. Cuando primero comprendes el mensaje en el idioma extranjero, ya lo estás adquiriendo inconscientemente.
  4. Entrenamiento fisiológico. Imita cómo posicionan los hablantes nativos sus bocas, hablar es un trabajo muscular, trata de copiarlo.
  5. Tu estado emocional importa. Ser tolerante de la ambigüedad, toma tiempo y la frustración es tu peor enemigo. Así que respira y repasa.

Puedo agregar la importancia de conocer cuáles son tus fortalezas y usarlas al momento de practicar el idioma extranjero que estás aprendiendo. Tus debilidades, trabájalas. Si hablas o no el inglés, o cualquier otro idioma, no depende de la escuela, ni de tu maestro o maestra. Depende de ti. Hablar el inglés solamente es una parte de la ecuación del éxito, la parte más importante eres tú.

 

4756023-9778730913-29726
Tú.

 

Web
Si, tú.