Que comienza el 2017: De nuevo en casa

Tengo muchos intereses que me llaman la atención, por eso me identifico como “life-long learner” (una estudiante de por vida), pero los dos temas que unen a mis intereses son la tecnología y la educación. Por eso estudio programación, imparto cursos de Hora de Código y soy voluntaria, a través de la empresa social C Girls Code, en el proyecto de emprendedurismo e innovación con Technovation Challenge México.

Pero pasó algo curioso durante el receso de invierno, cuando publicaba información en Facebook sobre una tienda en línea que estoy administrando con una colega. Terminé de nuevo en casa. Casa siendo la enseñanza por medio de la tecnología. En mi newsfeed de Facebook salió un anuncio para una empresa, un start-up que se llama OkPanda. Me llamó la atención, buscaban maestros de inglés que querían dar clases en línea con estudiantes en Japón y Corea. Pulse “apply now” y me llevó a una aplicación interactiva y amena donde pude demostrar mis conocimientos.

¿Te gustaría trabajar con japoneses? ¡Claro que si!

 

yosukoidancerjapan

Imposible decir no a una cultura que hace festivales de baile como el de Yosakoi

 

 

Hasta ahora, por geografía me he enfocado en estudiantes latinos, que hablan español o portugués. Han sido pocos los alumnos que han sido asiáticos (de hecho creo que solamente he trabajado con una, mi primer estudiante de inglés como segundo idioma cuando trabajé en el Foreign Service Institute recién egresada de la universidad). Pero por eso estudié relaciones internacionales, porque tengo interés en la comunicación entre culturas. Trabajo con ejecutivos brindando consultorías a empresas, y fuera de una clase ocasional por Skype, actualmente todo lo que hago es presencial. Pero la oportunidad de retomar este modelo de enseñanza con tecnología me emociona y me da un poco de nervios: muy al estilo de la estudiante en una escuela nueva que piensa –¿y si no le agrado a nadie?- Me pregunto ¿y si no soy del agrado de mis alumnos?

 

Pero por lo visto el equipo en Ok Panda quieren maestros sumamente exitosos, ya que hay toda una sección en los materiales de capacitación para los maestros sobre cómo trabajar y enseñar a los japoneses. ¡Lo cual me encantó! Como sabemos nosotros los project managers, es elemental conocer a nuestros clientes, nuestros stakeholders, si queremos brindar un servicio de calidad. Es una ley en las empresas y organizaciones educativas. Considera, ¿quisieras que la/el maestra/o de tu hija/o jamás se tomara el tiempo de hablarle o intentar conocerla mejor? Es lo mismo con la educación en empresas y con adultos.

Espero comenzar impartiendo clases esta segunda semana de enero. Los horarios entre Japón y México son muy diferentes; Japón va quince horas adelante de México (o sea, viven en el mañana, ¡literalmente!) Incluso haré un pequeño video introductorio para el uso de la empresa y lo comparto aquí. Cuentame como te pinta este 2017 en los comentarios o en mi página de Facebook.

Nos vemos pronto y como se dice en Japón Ja ne じゃあね

Bilingual children

Raising children in the 21st century is a harrowing task. The media and internet bombard parents with reality TV shows, books about parenting styles, Tweets on trends, blogs with never ending lists of dos and don’ts on how to raise children. Add having your children in a foreign country to the mix and things will never, ever be boring.  Parents living in a country where their native language is not spoken will undoubtedly ask themselves whether or not to teach their children their native language. The myth that teaching children more than one language before entering school is harmful still exists in some monolingual countries but fortunately today there is plenty of research showing that speaking more than one language is beneficial, not to mention the fact that the globalized world we live in needs citizens who speak more than one language.

But, you may ask, how do you go about raising a bilingual child? First, make sure that parents and parental figures that spend the most time with the child or children are all on the same page. The role of family and community is essential in language development. Depending on which language you are teaching your children and what languages are spoken in the country where you live, finding support in your larger community in the form of clubs, schools or religious communities is a great way to start. Larger cities will usually have more cosmopolitan populations but small towns, like Mexico’s San Miguel de Allende, can prove to be the setting for bilingual and bicultural communities.

Secondly, do your homework. What are your motivations for teaching your children your language or whichever language you are choosing? Why is it important to you? Once you have answered that question you’ll be glad to know that learning more than one language is very good for your health. There is a link between neuroplasticity and language acquisition.  Neuroplasticity allows the brain to, among other things, create more gray matter. Which basically means that if you continue to challenge your brain through learning new things, like another language, you are essentially making it stronger and more resistant to illness, even delaying the onset of Alzheimer’s. And with bilinguals aging better than their monolingual counterparts, not only is it a great idea to teach your children to speak your native language but to also to learn other languages as well.

Finally, no parenting blog post would  be complete without a list of tips. These are things that I have learned from raising bilingual children who are at different developmental stages.

  • Exposure: when learning anything, from how to fix a car to dancing salsa, you need to be exposed to it, and it is no different with language.  The predominant language where you live will be the easiest to come by, so it is the second language that you need to expose your children to in a more rigorous manner. A good way to do this, apart from speaking in that language as much as you possibly can, is to expose children to the language through television, movies, books, videos and music. My twelve-year-old son used to watch the same Barney DVD over and over, always in English and I always had to accompany the second viewing with a glass of wine. Thankfully, Netflix has come along to save my younger children from their mother becoming an alcoholic and my two-year old can watch a diverse selection of Barney episodes. A Netflix caveat: if you want your child to watch a children’s show in English, you may have to use adult account settings, since for some strange reason only known to Netflix, children’s accounts will not play in English if the account is not set up in an English speaking country.
  • Repetition: this is actually the golden rule of parenting, any parent can tell you that they repeat themselves constantly, remember your parents asking you “how many times have I told you to…?” When we are learning something new, we need to repeat it and where language is concerned, we can’t repeat ourselves enough.
  • Community: if you are lucky enough to live close to other expat families, take advantage of this and get your kids together with them for playdates as much as you can. Get out there and show your children that other families are doing the same thing as you and that there are other kids who speak more than one language as well. This is particularly helpful in communities that are more insular, enrolling your kids in a bilingual school, though not elemental in raising bilingual children, provides a community of like-minded individuals who want their offspring to speak another language as well.
  • Travel: with small kids and the current economic climate, this might not be an easy or accessible option, but traveling to a country where people speak the language you are teaching your kids is a great way to get them to practice and learn. If international travel is out of the question, look for communities in the country where you live where that language is spoken and take a staycation.

When I was growing up in New York state, I knew a lot of kids whose grandparents spoke other languages but I didn’t know a lot of kids whose parents spoke more than one language. My mother told me that she and my father tried raising me as a multilingual child, since each of them spoke English as a second language.  But at some point, pretty early on in my language development, my father stopped speaking to me in Ukrainian and only spoke to me in English.  My mother, on the other hand, took the term “mother tongue” very much to heart and spoke to and my younger brother in Spanish most of the time.  I now wish my dad had made an effort to teach us Ukrainian. That is why I encourage my children to not just speak English and Spanish but to learn other languages as well. So far we have gone on a Japanese learning spree with Studio Ghibli films (with the audio always set in Japanese), as well as picking up some German with the adorable blue bunny Kikaninchen and friends Junalo. So have some fun, learn new things with the children in your life and let me know how it’s going.

Canta para hablar mejor

Canta para hablar más inglés

 

music1

En 1994, una niña de catorce años cantaba Suave mientras leía con atención la letra impresa en el folleto del casete. Años antes, las letras de las canciones de Francisco Gabilondo Soler fueron sus primeras en español. La adolescente, con detenida atención, imitaba la pronunciación de Luis Miguel, buscando en el diccionario Larousse el significado de palabras que no entendía. Y cuando esa niña cumple diecinueve años, sigue aprendiendo más español con la ayuda de Shakira y sus Pies Descalzos.

 

hqdefault
Música muy noventera: Piez Descalzos

Esa chica era yo y mi aprendizaje del idioma español empezó con la música. Cuando me convertí en madre, seguí el ejemplo con canciones de cuna y hoy en día tengo hijos bilingües. Una de las primeras herramientas pedagógicas, nuestros padres, madres y maestros enseñan con la música y es un aliado invaluable cuando queremos aprender mejor sobre un idioma. Procesamos el lenguaje del lado izquierdo del cerebro, pero la música, del lado derecho. Por esta razón, las personas que han sufrido algún daño al cerebro y no pueden hablar ya, aún pueden cantar. Incluso hay un chico irlandés autista que no puede hablar pero canta. Y los cantantes de ópera aprenden canciones en idiomas extranjeros. Las razones sobran para que empieces a utilizar la música para seguir aprendiendo inglés. Te recomiendo tres tips para hackear tu aprendizaje de idiomas con la música:

 

Elige una canción y repítela todos los días durante 21 días.

Suena un poco OC (obsesivo compulsivo), lo sé, pero la repetición ayudará a pasar toda la información: pronunciación, entonación, vocabulario a tu memoria de largo plazo. En otras palabras, esa canción terminará pegada a ti como una garrapata.

Imprime y copia la letra a mano cada tercer día

Pasamos del lado derecho de tu cerebro al lado izquierdo. A copiar las letras escribiendo a mano, estas inscribiendo la información en tu memoria para siempre.

Canta, aunque no recuerdes toda la letra, canta

Desde el primer día empieza a cantar tu canción. En la bañera, camino a la escuela o al trabajo, esperando en fila, sentado en el WC. Canta para activar el conocimiento.

 

singingshower
¡CANTA!

 

¿No sabes cómo empezar? Empieza con esta lista de doce canciones para pronunciar en inglés y cuéntame como te va.

Metas S.M.A.R.T en tu aprendizaje de inglés

Desde que la humanidad caminó erguida, hemos utilizado nuestra creatividad para ingeniar soluciones. Y cuando los equipos de trabajo multidisciplinarios colaboran, crean productos como Embrace Baby Warmer, una incubadora para bebes prematuros que no requiere de electricidad, puede ser desinfectada fácilmente y tiene un costo de treinta dólares, permitiendo que estos bebés nacidos en países en vías de desarrollo tengan la posibilidad de sobrevivir. Soluciones como estas empiezan con metas muy específicas, con una (o varias) meta S.M.A.R.T.

Según a quién le preguntes en el mundo del desarrollo profesional y del liderazgo, las metas S.M.A.R.T. son muy buenas o no tan buenas (aquí, aquí) Decidí aplicar la rúbrica de una meta S.M.A.R.T al trabajar con clientes. Y lo que vi fue que en el aprendizaje de inglés, una meta S.M.A.R.T puede dar resultados muy satisfactorios, si la sabemos usar correctamente. Se deberá plantear con un plazo corto, por ejemplo, tres meses. El usuario final, en este caso, el estudiante (también conocido como el stakeholder) tiene que ser quien, con la orientación de un coach de aprendizaje (maestro), establezca sus metas.

Por ejemplo, con una gerente de control de calidad en una empresa tech, trabajamos con la siguiente estrategia, tomando la rúbrica de una meta S.M.A.R.T como base.


Strategy/Planning

3 months goals

✅Prepare for English interviews (speaking and listening practice)

✅Increased comfort in communication of technical topics (work related)-prepare a presentation 5-7 minutes on Agile Testing for business people


 

Al final de los tres meses, en la sesión de cierre, la stakeholder (mi alumna) pudo conversar conmigo en inglés sobre cómo se estaba preparando para las entrevistas, sus planes para su estancia en una universidad en los Estados Unidos y cómo iba a seguir mejorando su inglés. Cuando sólo tres meses antes no podía comunicar claramente sus planes para sus próximas vacaciones. Mi alumna alcanzó sus metas, tuvo resultados que pudo medir, y me dio mucho gusto saber que unas semanas después de nuestro cierre, la habían colocado en el nivel intermedio/avanzado en el curso que estaba tomando en una universidad en California.

Puedes crear tus propias metas S.M.A.R.T sin ayuda, aunque la orientación de una profesional de la enseñanza te dará una visión más clara referente a tus propias habilidades y limitaciones. Lo bueno de una meta S.M.A.R.T es que se puede replantear, lograr y volver a crear una nueva. Me encantaría saber cómo fijas y logras tus metas. Cuéntame en los comentarios o mándame un correo por medio de la hoja de contacto.

 

smartgoals
Como establecer una meta S.M.A.R.T.

 

Lo desconocido: el mejor maestro

Un cambio de trabajo, tu primera cita romántica después de una decepción amorosa, el nacimiento de tu primer hijo, adoptar un perro. Todas estas situaciones tienen en común lo desconocido. El no conocer a alguien o algo nos da miedo. Dudamos. Nos preguntamos si seremos capaces, si podremos enfrentarlo y salir exitosos.

Hace poco una amiga me compartió una noticia de su vida. Llevaba más de un año planeando irse a estudiar una maestría al extranjero. Durante ese tiempo de planeación todo parecía marchar bien. La aceptaron en la universidad. Su jefe en el trabajo se mostró totalmente en pro de su salida para seguir con sus estudios. Empezó una relación con alguien que, por apoyarla, buscó trabajo en el país donde ella iba a estudiar. Faltando unos días para el anuncio de su beca, le avisaron que hubo unos errores administrativos. La dependencia de gobierno que le apoyaba en el trámite de su beca no envío un documento, sus planes se vinieron abajo. Su situación para el próximo año era totalmente desconocida. Pero ella dijo “soy joven, tengo habilidades y voy a replantearme mis planes.”

Después del nacimiento de mi tercer hijo no tenía trabajo. Mi matrimonio pasaba por una crisis que tenía mucho que ver con la incompatibilidad de nuestros proyectos de vida. Una amiga me recomendó aplicar para ser maestra de inglés en línea. No estaba segura si iba a poder dar clases así, pero tenía experiencia y la tecnología me gusta. Así que dije “tengo conocimientos y los aplicaré en algo desconocido.”

Mi amiga que iba estudiar la maestría y yo teníamos miedo. Es normal. Pero la actitud que decidimos tomar se conoce en inglés como “grit”. Es una persistencia, una firmeza de carácter, que ayuda a las personas a enfrentar lo desconocido y aguantar la inseguridad de la vida. Habrá gente con más firmeza de carácter que otros. Pero la buena noticia es que podemos fomentar la firmeza, la podemos hacer un hábito.

Es muy fácil temer a lo desconocido. Es más, es natural. Sin embargo, lo desconocido puede ser una oportunidad disfrazada. Así que te dejo con la pregunta abierta “¿qué es lo que más desconoces y te da más miedo?” Quizás la respuesta te traerá nuevas oportunidades de aprender, crecer y vivir más plenamente la vida.

 

Confesiones de la maestra de inglés

El trabajo difícil, lo haces tú.

Por Alma M. Rinasz

En la escuela estudié inglés por años pero no salgo de gallito “chicken”, gallina “hen”.

 

kc3bcken_vor_dem_ersten_ausflug
Pollito=chicken. Gallina=hen.

 

Suena muy familiar, ¿no? y seguramente lo has oído antes. La realidad es que ningun@ maestr@, ninguna escuela logrará que hables inglés si no estás consciente de que tú eres quien tiene que hacer el trabajo difícil. Y casi siempre sucede, que cuando alguien me pregunta ¿y tú qué haces? y contestó que soy maestra de inglés como segundo idioma, la conversación se convierte en una lista de quejas como:

 

¡Es que el inglés no se me da!

Necesito mejorar el inglés pero no tengo tiempo.

Estuve en clases de inglés pero soy muy malo/a.

 

loudly-crying-face
¡Es que el inglés no se me da!

 

Las quejas casi siempre tienen que ver con un sentimiento de fracaso. Los estudiantes que piensan así no han podido cumplir con la expectativa, de que si fueran buenos estudiantes, hablarían el inglés como la reina de Inglaterra. Yo culpo a la mercadotecnia engañosa que promete cosas como:

 

Hablas porque hablas.

En 4 meses hablas inglés básico y en 12 lo dominas.

 

Estas promesas podrían tal vez cumplirse bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, hablarás porque no te queda de otra, si te vas a vivir a Inglaterra (donde la reina aprendió inglés, por cierto), y no tienes acceso a personas que hablen tu idioma. Serás como la persona que aprende a nadar cuando es aventado al agua. O que dediques de ocho o diez horas diarias, los siete días de la semana, a practicar las cuatro habilidades de comunicación: leer, hablar, escribir, y comprensión auditiva durante doce meses. Estamos hablando de más de dos mil seiscientos horas de estudio en un año.  Pero la realidad es que esas situaciones no son reales para la mayoría de las personas. Aprender un idioma extranjero es un proceso largo, continuo, de mucha persistencia y constancia. Y la constancia, es decir, repasar el material todos los días, te da mejores resultados que muchas horas de clases concentradas en un día y esparcidas a lo largo de un mes o un año.

 

toaf0rngeg
¡Avientame al agua! Que no se nadar…

 

Lo que muchas escuelas de inglés no quieren que sepas es que no hay una sola receta o forma de aprender un idioma, sino una combinación de prácticas y principios que te pueden ayudar a adquirir un idioma extranjero como es el inglés.

 

Una escuela no hará que hables.

Un maestro no hará que comprendas.

Un examen no comprobará que dominas un idioma de por vida.

 

Todo eso lo haces tú.

El maestro neozelandés, Chris Lonsdale, habla de cinco principios que sirve tener en mente cuando queremos aprender un nuevo idioma, muy aparte de cómo o dónde lo aprendas. Tiene una charla de TEDx que les recomiendo ver, pero en resumen, nos plantea lo siguiente:

  1. Enfócate en un idioma que es relevante para ti.
    Hablar un idioma es una herramienta y las herramientas son útiles para nosotros cuando son relevantes.
  2. Usa este nuevo idioma que estás aprendiendo para comunicarte desde el primer día. Busca la forma de tener que comunicar algo en este nuevo idioma desde el primer día. Aprende a decir cosas como: ¿cómo se dice? ¿cómo se llama?
  3. Comprensión es el primer paso en la adquisición inconsciente. Cuando primero comprendes el mensaje en el idioma extranjero, ya lo estás adquiriendo inconscientemente.
  4. Entrenamiento fisiológico. Imita cómo posicionan los hablantes nativos sus bocas, hablar es un trabajo muscular, trata de copiarlo.
  5. Tu estado emocional importa. Ser tolerante de la ambigüedad, toma tiempo y la frustración es tu peor enemigo. Así que respira y repasa.

Puedo agregar la importancia de conocer cuáles son tus fortalezas y usarlas al momento de practicar el idioma extranjero que estás aprendiendo. Tus debilidades, trabájalas. Si hablas o no el inglés, o cualquier otro idioma, no depende de la escuela, ni de tu maestro o maestra. Depende de ti. Hablar el inglés solamente es una parte de la ecuación del éxito, la parte más importante eres tú.

 

4756023-9778730913-29726
Tú.

 

Web
Si, tú.

 

 

 

 

Engaños y mentiras: lo que no quieren que sepas sobre el inglés

¿Has escuchado esto antes?

Si solamente yo pudiera hablar inglés, podría:

  • Ayudar a mis hijos con la tarea
  • Disfrutar del cine
  • Entender mi música favorita
  • Mejorar mis relaciones interpersonales
  • Mejorar mis calificaciones
  • El éxito será mío
  • Disfrutar de mis viajes
  • Cotizarme mejor como profesionista
  • Ascender en mi trabajo

Es cierto que hablar más de un idioma, en particular el inglés, es una habilidad invaluable. Pero las soluciones que ofrecen algunas empresas o escuelas de idiomas son engañosas. Mira, por ejemplo la página web de una empresa que dice que con “técnicas neurolingüísticas” dominarás el inglés en doce meses. Pero cuando vas la sección de logros (caso de éxito con testimoniales), encuentras que aún no han tomado la molestia de rellenar los campos en su plantilla de Wix (ver imagen). Como una profesionista, con más de diez años capacitando personas en inglés como segundo idioma, no me da nada de confianza. Más bien tiene toda la facha de una empresa con poca seriedad.

Escuela ESL fraude
Paginas engañosas de escuelas de inglés que nada más quieren tu dinero

 

No dejes que te engañen con falsas promesas y mentiras. Aquí les doy cuatro verdades sobre el aprender un idioma extranjero como el inglés que les ayudará a dominarlo:

1.Toma tiempo. Mucho tiempo.

Aprender es un proceso. ¿Acaso naciste sabiendo caminar, correr o andar en bici? Cuando empezamos a aprender sobre un nuevo tema, es muy importante tener esto en mente. El aprendizaje es un proceso de por vida. Al usar una nueva habilidad la estamos haciendo más fuerte. Lo cual me lleva al segundo punto.

2. Repasa. Repite. Y repasa de nuevo.  

El cerebro humano es la biomaquina más compleja que conocemos hasta la fecha. Y el proceso de aprendizaje donde creamos nuevas conexiones entre neuronas depende de experiencias previas o memorias. El aprendizaje se relaciona con la memoria porque requiere del almacenamiento y recuperación de información. Así como la memoria depende del aprendizaje porque el conocimiento establecido de una persona proporciona una estructura sobre la cual nueva información se puede agregar.¹ Es como construir una pared, pones tu nueva aprendizaje, como un ladrillo, sobre otro.

3. Practica. Siempre practica.

Al hacer ejercicio, estamos fortaleciendo nuestros músculos. Pero si hacemos ejercicio una vez al mes, realmente no estamos fortaliendo mucho. Hay que practicar y volver a practicar. La clave del éxito de cualquier meta que nos proponemos es la perseverancia. Entonces tenemos que buscar nuevas maneras de poner en práctica nuestra habilidades del inglés.

4. Busca retos.

Si entras en tu zona de confort, dejarás de aprender cosas nuevas. Esto es igual con el inglés. Busca ambientes donde tendrás que hablar y interactuar con gente que habla inglés como primer idioma pero también quienes lo hablan como segundo idioma. Busca algún amigo por redes sociales en la India o Singapur para practicar. Al ser hablantes no nativos de inglés como tú, tendrán otro acento y costumbres al hablar y podrás aprender un inglés mucho más internacional, retando las habilidades que ya tienes.

Aquí están, cuatro verdades sobre el proceso de aprendizaje de un idioma extranjero. En vez de pasar meses y meses en una escuela de idiomas donde terminarás gastando tu tiempo y dinero en falsas promesas, ¿por qué no las aplicas? Contáctame si quieres trabajar uno a uno sobre tus metas de aprendizaje. Sígueme en Twitter o en Facebook y mandame un mensaje con tus dudas, preguntas o quejas sobre el inglés como segundo idioma.


¹Bates, Susan. Oxford Preparation Course for the TOEFL iBT Exam. Oxford University Press, 2011.