Cuando se te olvida el corazón

Hace unos meses, mi club de Toastmasters, tuvo una competencia de oratoria. Las competencias fueron en dos categorías, Table Topics™ y Evaluación. Los discursos de Table Topics™ son improvisados y duran máximo dos minutos y medio. Los discursos de evaluación son basados en un discurso preparado dado por un voluntario, y los evaluadores tienen tres minutos para brindar su evaluación oral. Yo concursé en los discursos de Table Topics™ y gané el concurso estatal. Lo cual significó que entrará al nacional.

Tuve la oportunidad de concursar en la competencia de Table Topics™ en la convención de otoño de Toastmasters en Guadalajara, México. La pregunta que nos hicieron a los catorce semifinalistas fue “¿qué opinas de la delincuencia juvenil?” No es fácil contestar esta pregunta y más frente un grupo de desconocidos. En cuanto empecé a hablar, sentí la necesidad de relacionar la pregunta a mi vida personal, de hecho, a través de trabajo con un amigo de Toastmasters, acordamos que esa parte era fundamental. Pero no lo hice. Hablé desde un punto general, de un punto de vista distanciado de la vida real de cada una de las personas en mi público pudiera sentirse identificado.

Y aquí existe un punto clave para el aprendizaje: si algo no tiene un contexto para nuestra vida, si no sentimos una conexión desde el corazón, pierde significación. Quiero volver a recordar a todos mis clientes y estudiantes que busquen esa significación en sus vidas en relación al aprendizaje. Y en particular en el inglés

Sin una conexión, sin una aplicación a la vida real de alguien, se olvida el corazón, la razón por qué estás diciendo lo que dices, trabajando en lo que estás trabajando; sin esta reflexión tu misma vida se puede quedar en el análisis sin sentido y sin corazón.

El haber concursado en español, mi segundo idioma, no solamente fue un reto, sino que fue un ejercicio en confianza en mí misma, en mis capacidades. Nunca pensé llegar hasta un nivel nacional. Nunca. Y el hecho de haberlo logrado me muestra el resultado de mucho tiempo de esfuerzo y trabajo de comunicarme mejor en español. Recordaré esta lección. Y se que la vida se encargará de enseñármela de nuevo cuando la necesite.