Lo desconocido: el mejor maestro

Un cambio de trabajo, tu primera cita romántica después de una decepción amorosa, el nacimiento de tu primer hijo, adoptar un perro. Todas estas situaciones tienen en común lo desconocido. El no conocer a alguien o algo nos da miedo. Dudamos. Nos preguntamos si seremos capaces, si podremos enfrentarlo y salir exitosos.

Hace poco una amiga me compartió una noticia de su vida. Llevaba más de un año planeando irse a estudiar una maestría al extranjero. Durante ese tiempo de planeación todo parecía marchar bien. La aceptaron en la universidad. Su jefe en el trabajo se mostró totalmente en pro de su salida para seguir con sus estudios. Empezó una relación con alguien que, por apoyarla, buscó trabajo en el país donde ella iba a estudiar. Faltando unos días para el anuncio de su beca, le avisaron que hubo unos errores administrativos. La dependencia de gobierno que le apoyaba en el trámite de su beca no envío un documento, sus planes se vinieron abajo. Su situación para el próximo año era totalmente desconocida. Pero ella dijo “soy joven, tengo habilidades y voy a replantearme mis planes.”

Después del nacimiento de mi tercer hijo no tenía trabajo. Mi matrimonio pasaba por una crisis que tenía mucho que ver con la incompatibilidad de nuestros proyectos de vida. Una amiga me recomendó aplicar para ser maestra de inglés en línea. No estaba segura si iba a poder dar clases así, pero tenía experiencia y la tecnología me gusta. Así que dije “tengo conocimientos y los aplicaré en algo desconocido.”

Mi amiga que iba estudiar la maestría y yo teníamos miedo. Es normal. Pero la actitud que decidimos tomar se conoce en inglés como “grit”. Es una persistencia, una firmeza de carácter, que ayuda a las personas a enfrentar lo desconocido y aguantar la inseguridad de la vida. Habrá gente con más firmeza de carácter que otros. Pero la buena noticia es que podemos fomentar la firmeza, la podemos hacer un hábito.

Es muy fácil temer a lo desconocido. Es más, es natural. Sin embargo, lo desconocido puede ser una oportunidad disfrazada. Así que te dejo con la pregunta abierta “¿qué es lo que más desconoces y te da más miedo?” Quizás la respuesta te traerá nuevas oportunidades de aprender, crecer y vivir más plenamente la vida.